DSCN4081

Cuidado con la sobredosis de vitaminas y suplementos en los niños

Cuantas veces tomamos los consejos que nos dan, con la mejor intención, acerca de la salud de nuestros hijos y los llevamos a la práctica sin consultar al médico. Las vitaminas y los suplementos son buenos en ciertas cantidades y siempre bajo receta médica. Sin embargo con el fácil acceso que tenemos a ellos es muy sencillo auto medicarnos o auto medicar a nuestros hijos sin darnos cuenta del daño que les podemos hacer.

Hoy quiero contarles algo que acabamos de vivir con nuestro hijo para que a nadie más le suceda. En general, los niños pequeños suelen ser el blanco perfecto para las enfermedades de las vías respiratorias en las épocas de frío y mi hijo encajaba perfecto en este perfil.

Es un niño sano sin embargo tiene temporadas en las que el moco colgando es parte de su vida. Con estos antecedentes me encantó la recomendación de darles un multivitamínico con equinácea. Nuestro pediatra eshomeópata y alópata y se caracteriza por las recetas naturales para sanar a los pequeños, lo cual me encanta.

Sin embargo yo quería ayudar a mi hijo y me fui a comprar las gomitas con vitaminas y equinacea y comenzamos el tratamiento para los dos niños. Su dosis diaria por un mes y porque no, seguimos con las vitaminas dos meses más aproximadamente.

Las enfermedades respiratorias disminuyeron pero mi hijo comenzó a tener episodios cíclicos de falta de apetito, desgano, somnolencia durante el día, no lo veíamos bien. Duraba unos días y estaba perfecto otra vez.

Lo llevamos al pediatra y adivinen que es lo que le estaba causando esto: el exceso de equinacea. Mientras lo revisaba me decía que no le veía ningún signo físico, creció más de la cuenta, subió el peso adecuado pero escuchaba los síntomas.

Termino y me pidió que leyera un párrafo de un libro: “Solo dime si es lo que tiene tú hijo”. Me quedé helada, era como la foto de cada una de las etapas de mi pequeño y por ignorancia en lugar de ayudarlo lo hicimos sufrir.

Gracias a Dios no pasó a mayores pero quiero compartir esta experiencia para que seamos conscientes de lo que les damos a nuestros hijos y nunca los auto mediquemos, ni siquiera en el caso de vitaminas. Las hierbas y todo lo natural puede sanar nuestro cuerpo pero siempre hay que acudir con el experto: puede ser el médico, el homeópata, el especialista en medicina ambiental, etc, pero no hay que recetarnos nosotros mismos.

Todo puede ser bueno, dependiendo de la dosis, los síntomas y el paciente. Siempre acudan al especialista.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en niños, pediatra, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *