DSCN1537

La cesárea y la obesidad en los bebés

Ayer me topé con una nota muy interesante en el periódico REFORMA y no puedo menos que compartirla con ustedes. A pesar de estar totalmente a favor del parto natural y respetado, después de mis dos labores termine con cesárea así que cualquier cosa que leo al respecto salta a mi vista.

Aparentemente el nacer por cesárea puede predisponer a los bebés a ser obesos o tener sobre peso en los tres años posteriores al nacimiento y la manera de evitar que esto suceda es la lactancia materna. La hipótesis del estudio se me hizo sumamente interesante: “el intestino de los bebés nacidos por cesárea se puebla con bacterias distintas a las que se exponen los que nacen por vía vaginal”.

Cito el artículo tal cual:

Cuando el bebé pasa por el canal del parto recibe prácticamente toda la flora de la propia madre, dentro de ésta hay muchos lactobacilos y bifidobacterias que recibe el intestino del bebé prácticamente estéril”, explica Édgar Vásquez, director del Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Guadalajara.

Se sabe que estas bacterias tienen efectos positivos en la salud del bebé porque activan su sistema inmunológico y evitan que lleguen a su intestino gérmenes patógenos que les puedan causar alguna enfermedad o reacción alérgica exacerbada a ciertos alimentos, señala el pediatra.

En tanto, el intestino de los bebés nacidos por cesárea se coloniza con bacterias de otros espacios, como las del ambiente del quirófano o de los cuneros, y se les priva de las ventajas de recibir las de su madre, agrega Alberto Orozco, jefe del departamento de Neonatología del Hospital Ángeles del Pedregal.

A raíz de esta hipótesis, los especialistas señalaron la importancia de la lactancia materna, pues el calostro (“leche” que sale inmediatamente de los senos después del parto) contiene más lactobacilos y bifidobacterias que podrían aprovechar los bebés nacidos por cesárea.

La naturaleza es muy sabia y no hay más que dejarla trabajar y ser pacientes. A veces la prisa que inunda la vida moderna impide que veamos las cosas como realmente son: la cesárea debe aplicarse solo en excepciones, cuando exista algún riesgo.

Y en cuanto a la lactancia materna, no saben el gusto que me da poder compartir una razón más para amamantar a tus hijos, para darles el mejor alimento que puede existir para ellos.

Intente buscar la fuente del artículo del Reforma en internet pero no la encontré a la mano. Les dejo algunos datos adicionales del artículo:

“El estudio”
La revista médica Archivo de Enfermedades Infantiles revela:

  • Los nacidos por cesárea tienen 58 por ciento más riesgo de ser obesos después de los 3 años de edad en comparación con los nacidos vía vaginal.
  • De los participantes en un estudio nacidos por cesárea, 16 por ciento ya era obeso a los 3 años y 19 por ciento tenía sobrepeso.
  • De los nacidos por parto natural, 7.5 por ciento tenía obesidad a los 3 años y 17 por ciento sobrepeso.
Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en cesárea, lactancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *