Algenol 232

Desconectarnos para comunicarnos

Estas vacaciones realmente me desconecte por completo, no pague un plan extra para tener datos en el extranjero y el acceso que llevábamos para Internet de manera móvil se consumió más rápido de lo que pensábamos. Después de un mes con el teléfono móvil apagado me di cuenta de muchas cosas.

Ahora todos tenemos un teléfono móvil y muchas veces debido al trabajo incluso dos, no conformes con eso sumamos a nuestro andar diario por la vida nuestra computadora y si se puede el Ipad. Así que no es nada extraño tener a toda una población comunicada las 24 horas para ser más eficientes pero perdiendo la comunicación real con las personas que tiene a su lado.

¡Cuántas veces llegas a una reunión con amigos que hace mucho que no ves para darte cuenta que gran parte del tiempo cada uno de los integrantes de la mesa está más pendiente de lo que pasa en sus aparatos que lo que pasa en su propia mesa!

¡Cuántas veces estas disfrutando el paseo especial con tus hijos y entra una llamada de tu jefe que no puede esperar o simplemente pierdes un momento con tus peques o tu esposo porque alguien escribió algo increíble en las redes sociales que tienes que leer en ese momento!

Somos una sociedad con todas las herramientas para comunicarnos pero ahora preferimos mandar un mensaje para felicitar a alguien por su cumpleaños o disculparnos, en lugar de levantar el teléfono y hacerlo de propia voz.

Nos hemos convertido en una sociedad que nos quedamos detrás de un aparato que nos da el valor para decir las cosas importantes de la vida y muchas veces nos acerca a personas lejos de nosotros pero nos hace perder el contacto real con las personas que tenemos a nuestro lado.

La semana pasada me sentí libre de verdad al pasar el tiempo con mis hijos en el parque sin estar al pendiente de los mensajes que llegaban, no tenía teléfono. Por supuesto que en caso de una emergencia, cambio de planes o trabajo a distancia lo mejor es tener un teléfono a mano pero que agradable es disfrutar el tiempo al máximo con la persona que tienes al lado.

Esta semana regreso a la conexión con la realidad pero con una manera diferente de ver las cosas y quiero regresar a leer estas líneas para recordarme que organizándome puedo tener tiempo de calidad con la gente que quiero, con la gente que me rodea y también cumplir mis metas y proyectos.

Quiero tener un momento específico en el día para escribir, trabajar, conectarme y contestar correos, estar en redes sociales y hacer las llamadas que debo hacer. Después quiero aprender a respetar los tiempos que elija para hablar con alguien, para dar un paseo y sobre todo para no interrumpir los juegos de mis hijos por una llamada que realmente puede esperar unos minutos.

La tecnología puede ayudarnos a comunicarnos mejor en todos los aspectos de nuestra vida pero debemos aprender a usarla y a no depender de ella para decir las cosas importantes y vivir la vida.
Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en comunicación, tecnología. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Desconectarnos para comunicarnos

  1. Magnífico artículo como siempre! Entro a este
    sitio muy a menudo y habitualmnte saco algo interesante de él.

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *