DSCN1316

Los niños acercándose al arte

Hay muchas cosas que me han regalado mis hijos y una de ellas es el observar el mundo a través de sus ojos. Ojos inocentes, ojos limpios, ojos sin perjuicios. Entre las muchas cosas que observan esos ojos de manera diferente son las obras de arte.

Recuerdo mi primera visita, hace muchos años, a un museo. Estaba ilusionada pero también sentía cierto temor y cierto respeto por el lugar en el que me encontraba y como tenía que comportarme. Ahora puedo comparar la diferencia con el comportamiento de mis hijos y de todos en general y la verdad me gusta.

El arte es para vivirse, olerse, sentirse y creo que ahora la tecnología nos ayuda mucho a crear una relación mucho más cercana desde pequeños. El arte debe de tratarse con respeto y cuidar que se conserve, pero hay que hacerla parte de nuestra vida y que mejor que nuestros niños aprendan a vivirla desde pequeños.

En nuestras últimas visitas a museos con pequeños hemos adquirido una costumbre muy divertida y que ha permitido que nuestros hijos interactúen más mientras hacemos el recorrido. Antes de entrar, compramos el permiso para foto, que suele ser económico, y les explicamos que cuando vean algo que les guste mucho le pueden sacar una foto.

Hay veces que llevamos cámara pero si se olvida ahora tenemos la suerte que la mayoría de teléfonos tienen cámara. Cuidamos de respetar las normas de no usar flash o las que imponga la muestra y los niños toman la cámara y eligen cuál pintura o escultura es su favorita.

Después en casa, las imprimimos e investigamos en internet acerca de la historia de la obra, del autor o del estilo de arte. Creo que de esta manera puedes llevarte a casa la obra de arte que no podrás tener físicamente y esa sensación que sentiste en tu cuerpo y corazón al verla la puedes revivir cuando quieras.

Mis hijos disfrutan ir a los museos y he ido viendo cómo va cambiando su interés según la edad y según la personalidad de cada uno. Cuando eran bebés o muy pequeños simplemente observaban y escuchaban a papá y a mamá.

Conforme han ido creciendo hemos ido incluyendo preguntas durante el recorrido para que ellos expresen lo que ven, cómo lo ven y como se sienten. Preguntas sencillas: ¿qué crees que pasa? ¿qué ves en la pintura? ¿cuáles son los colores que utilizan? ¿cómo te hace sentir a ti? ¿es alegre, triste, cómo te hace sentir?

El recorrido es para niños así que es muy probable que eso lo hagan en algunas pinturas y no puedan quedarse todo el tiempo que les gustaría a ustedes, pero llega el momento en que ellos los sorprenden y hacen un recorrido de 3 horas como el que acabamos de hacer con nuestros hijos este domingo en el Castillo de Chapultepec.

Esta visita fue totalmente distinta. Los dos, pero sobre todo el pequeño de tres años, estaban muy interesados en cada obra. Me preguntaba que estaba pasando, por qué. Y lo que me funciono fue tomarme el tiempo con ellos hasta que el hambre nos hizo apresurar el paso.

Es increíble ver cómo van despertando su interés y aquí les vuelvo a recomendar dejarlos expresarse, que hagan ellos sus preguntas y ya después cuenten ustedes la historia que conozcan al respecto, sus conocimientos o simple y sencillamente lo que les hace sentir.

El arte es para todos y que mejor que nuestros niños lo hagan parte de su vida desde pequeños.
Les comparto algunas de las fotos tomadas por mis hijos en nuestros últimos paseos:
Castillo de Chapultepec, Mural de Siquerios
Castillo de Chapultepec
Bellas Artes, Botero
Bellas Artes, Botero
Bellas Artes, Botero
Share to Google Plus
Más galerías | 4 comentarios
Esta entrada fue publicada en crianza, educación, niños. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los niños acercándose al arte

  1. Hola muchas felicidades x esta experiencia que vives y diafrutas con tus chikitines.
    Esos tus hijos seran grandes adultos x una madre tan ejemplar q demuestras ser. Enseñando a amar y valorar el aprendizaje y tiempo familiar
    Mil bendiciones hoy mañana y siempre

  2. Mamita de Carmelo,

    Muchas gracias por tu comentario pero sobre todo mil gracias por tus bendiciones para mi familia.

    Creo que el aprender y el pasar tiempo en familia es algo muy bueno que genera confianza en nuestros hijos y recuerdos para cuando crezcan.

    No sé realmente si soy una madre ejemplar, de lo que estoy segura es que intento dar lo mejor a mis hijos, cada día.

    Un abrazo y una vez más, gracias.

    Susana

  3. Me ha encantado la idea, espero pronto poder hacerla. Un abrazo desde El Salvador. Me llevo el artículo para compartirlo en Twitter y fb

Responder a MamiTa De CarameLo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *