Nuestra crianza con apego

Nuestra crianza con apego

En mi opinión crianza con apego es lo más natural del mundo,  lo más fácil de seguir si escuchas a tus instintos y no dejas que lo que piensen los demás interfiera en la manera de formar a tu familia. Si realmente escuchas a tu corazón, tus emociones, tu cuerpo criaras con apego.

Hace unos días llego a mis manos el número de la revista Time Are You Mom Enough? y ahora entiendo porque ha creado tanto revuelo. En otras publicaciones compartiré lo que pienso acerca de él pero ahora quiero compartir esta reflexión que surgió del primer párrafo que leí: Nuestra experiencia de crianza.

Yo no sabía que estaba criando con apego hasta que me introduje en el mundo de los blogs hace aproximadamente dos años. Para mí ha sido natural el querer amamantar a mis hijos, el cargarlos hasta que ellos me pidieron su espacio y el dormirlos con nosotros cuando así lo han necesitado.

Reflexionando al respecto creo que la crianza con apego surge de manera natural si no dejas que los demás y la sociedad interfieran en tu familia y en la crianza de tus hijos. He aprendido que así como cada cabeza es un mundo, cada familia llega a ser un mundo maravilloso con sus propias creencias y reglas.

Viendo hacia atrás creo que nunca lo reflexione ni leí al respecto. Tenía muy claro que quería amamantar a mis hijos y en el momento que tuve a mi pequeña en brazos no quise volver a soltarla; además es un proceso natural, estuvimos juntas 9 meses, ¿por qué separarnos de golpe?

Recuerdo mucho en el curso psicoprofiláctico cuando la instructora nos dijo: “Carguen a sus hijos todo lo que puedan, no es cierto el mito de que los embracilas; llegará un momento en que no querrán sus brazos”. Me fascino esa frase y he tenido a mis hijos entre mis brazos todo lo que he podido.

En cuanto al colecho, yo recuerdo el dormir en la cama de mis papás hasta bien grandota. Tenía mi cama pero en las noches de lluvia en las que me daban miedo los truenos o simplemente quería compañía, yo llegaba a buscar un lugar. Y si ya no había porque somos tres hermanos me quedaba a los pies de la cama o a un lado en la alfombra.

Después un comentario de mi esposo me hizo reafirmar lo que sentía: “Dejemos que se duerman con nosotros, es increíble el tenerlos en nuestros brazos; llegará el momento en que no quieran estar a nuestro lado”. Así fue como instituimos nuestro colecho intermitente.

Mis niños entre mis brazos, su respiración junto a la mía, su piel junto a mi piel es uno de los mejores recuerdos de los primeros años de vida de mis peques. No lo cambiaría por nada. Tardes enteras, Frank Sinatra de fondo y Miranda en mis brazos bailando.

El tiempo pasó y yo la abrazaba junto a mi panza que crecía con su hermano que venía en camino. De ahí pasamos al descubrimiento del rebozo y a disfrutar las manos libres para acompañar a Miranda mientras tenía a Mateo pegado a mí. Ahora los abrazo, beso y cargo hasta que su peso y ellos mismos me lo permiten.

La crianza con apego no creo que sea un nuevo descubrimiento ni un nuevo movimiento de crianza, para mí es volver a las raíces, volver a lo más natural que es abrazar a nuestros hijos para después dejarlos ir. 
Share to Google Plus
Más galerías | 4 comentarios
Esta entrada fue publicada en bebés, colecho, crianza, lactancia, mamás, niños, papás. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Nuestra crianza con apego

  1. Ana dijo:

    Con esas estoy yo, hasta que mi hija se sentaba sola me pasaba el día entero con ella en brazos, y fui muy muy criticada, ahora que ya tiene 15 meses sólo quiere dormir con nosotros y también estoy siendo muy criticada, si yo considero que es lo mejor para ella ¿por qué la gente se empeña en meterse con mi manera de hacer las cosas?

    • A la gente nos encanta opinar y creo que deberíamos de dar nuestra opinión cuando nos la piden. Cada uno creemos tener nuestra mejor versión de crianza y creo que lo mejor es respetar al otro. Saludos Susana

  2. Brenda dijo:

    Hola, llegué por casualidad a tu blog y me han encantado muchas publicaciones!
    Soy una nueva mamá de un bebé de 3 meses y estoy totalmente de acuerdo con la crianza natural, criar niños seguros e independientes a través del respeto, atención y amor en sus primeros meses y años de vida. Mi bebé duerme en mi cama y creeme que es la mejor experiencia cada día. Y me vale que la gente me critique y opine de lo que estoy haciendo, que al fin y al cabo yo soy la mamá ¿no?

    • Hola Brenda, gracias por compartir tu experiencia y felicidades por ese bebé. Qué bien que estés a favor de la crianza con apego y de las críticas siempre recibiremos opiniones independientemente del tipo de crianza. Saludos Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *