014

El regalo de la maternidad

Te espere por nueve meses con la ilusión de enseñarte el mundo. Nueve meses en los que disfrute tenerte muy cerca de mí, tus latidos eran mis latidos, mi andar tu arrullo y mi mundo tu mundo.

Naciste y me llenaste de alegría, me cambiaste la vida para siempre de una manera que nunca podía imaginar pero sobre todo me enseñaste. Todo ese mundo que yo quería compartir contigo lo cambiaste y ahora lo veo con tus ojos.

Me has enseñado a disfrutar una canción hasta aprendérmela de memoria, a levantarme por la noche porque la luna esta preciosa y a que la tenacidad da resultados. Me has enseñado que no hay sentimiento más hermoso que el que genera tenerte en mis brazos, olerte, abrazarte, estrecharte hasta el límite de querer comerte a besos.

Esos tres kilos de peso a la hora de nacer me han dado el amor más grande del mundo que nadie puede remplazar. Te amo y sé que tú me amas. Trato de ser la mamá perfecta para ti aunque a veces caigo pero siempre encuentro tu mano para levantarnos juntos.

No dejo de aprender contigo, cada risa, cada juego, cada lágrima es una enseñanza mutua rodeada de mucho amor. Quisiera congelar estos momentos y verte justo como hoy, con tu risa picara, ojos vivos y manos cariñosas pero el tiempo vuela y tú con él. Crecer es tu destino y el mío acompañarte, caminar a tu lado con mucho amor y le pido al tiempo que me dé la sabiduría para saber acompañarte, no defraudarte y dejarte ser libre.

La vida me regalo con la maternidad mi manera de trascender en este mundo, dos corazones, dos personas, dos seres únicos que me toman de la mano y me acompañan.

Me has dado todo, gracias por hacerme mamá.
Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en mamás, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El regalo de la maternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *