Mundo

El amor a nuestra tierra, a nuestro planeta

Hace unos días mientras nos alistábamos para comenzar el día mi pequeño estaba especialmente elocuente. Mientras terminaba de ayudarlo con algunos detalles del uniforme no paraba de hablar con una cara muy seria. Pasaba de un tema al otro pero se detuvo con mucho detalle en algo que había sucedido en el Cole.
Me contó que un compañero había tirado mucha agua al piso y una vez que me describió la escena me dijo: “Mamá, eso está muy mal porque si tiramos cosas a nuestro planeta, se destruye y si se destruye el planeta todos lo pasaremos muy pero muy mal”.

No solo sus palabras me hicieron reflexionar sino la seriedad de un niño de 3 años al expresar el amor por nuestra tierra. Seguimos el día y continúo con el tema, reforzándome la importancia de cuidar dónde vivimos y las consecuencias de no hacerlo. Su cara, su voz me derretían pero la seriedad de sus palabras me hicieron reflexionar sobre la importancia que tienen los niños en el cuidado de nuestro planeta.

Hay a quienes les gusta pensar que la importancia del reciclaje, ahorro y cuidado de nuestro gran hogar es solo para dejar un mundo mejor a nuestros hijos. Yo creo que esto va más allá y ahora quién está tomando la batuta en la enseñanza son los niños.

Me impresiona escucharlos hablar con amor de su planeta y de que hay que cuidar el agua, la luz, el aire, etc. La verdad yo comencé a tener conciencia ya bastante grande, cuando tuve la oportunidad de vivir sola fuera de México.

Mi conciencia llego y desde entonces sigue bastante despierta y activa buscando hacer lo que este en mis manos para cuidar nuestra tierra. Sin embargo, ahora que soy mamá no dejo de escuchar como muchos padres son cada vez más activos en el reciclaje debido a las observaciones de sus hijos.

Los niños tienen la mente abierta y el corazón limpio. Ellos realmente entienden la importancia de que todos convivimos en un ambiente común y que cada grano de arena, por pequeño que sea puede hacer la diferencia.
Escuchen a sus hijos y hagan el cuidado de nuestro ambiente una actividad familiar.

El cambiar hábitos puede costar pero si la iniciativa es de sus hijos piensen que además de estar ayudando al planeta, están reforzando la autoestima de sus hijos y creando una relación de confianza entre padres e hijos.

La tierra es nuestra, no lo olviden y cada grano de arena significa el cambio.
Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en crianza, ecología, niños. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *