IMG_0261

Mujeres retomando su valor

Hace unos días escribí algo que les quiero compartir y creo que al acercarse la celebración «del día de la Mujer» es la mejor oportunidad. Admiro a las mujeres y no solo por ser parte de este género sino por su capacidad de amar, de darse y sobre todo por su fortaleza dentro de esa apariencia a veces frágil.

Hay mujeres valerosas a través del tiempo, algunas pasaron y pasarán a la historia por sus grandes logros y otras, como yo, por la trascendencia en su familia. Sin embargo he de reconocer que a veces ese valor de la mujer se pierde y nos dejamos confundir por la imagen perfecta que nos quieren vender y  no por la imagen real de una mujer trabajadora cubriendo varios roles a lo largo de su vida.

Hoy como madre estoy orgullosa de los diferentes roles que la vida y mis decisiones me han ido enseñando. Soy una mujer orgullosa de serlo y me encanta cada uno de mis roles: mamá, esposa, hija, hermana, ama de casa, amiga, profesionista, persona parte de una comunidad pero ante todo mujer.

Me gustaría decir que la vida es fácil afuera para las mujeres pero he de admitir que todavía hay regiones en el mundo en que la mujer tiene que luchar por el simple hecho de serlo. Las cosas han cambiado en algunos países y en algunos sectores de la sociedad pero somos nosotras las responsables de que las cosas sigan ese curso.

A lo largo de la lucha muchas veces para llegar a alcanzar una meta dentro de la sociedad o profesional, la mujer debe volverse dura y con quien suele ser más dura es con su mismo género. Es ahí donde todavía tenemos mucho trabajo por hacer las mujeres, al ser la travesía tan difícil no queremos compartirla con nadie más o queremos que las demás renuncien a lo que nosotras mismas renunciamos.

No quiero tomar estas líneas para un discurso feminista, sino como una manera de aceptar ante todo lo valiosa que es cada una de nuestras actividades y lo importante es que hagamos las cosas juntas.

Ahora solo acepta con alegría el rol que te esté tocando vivir cada momento, en cada uno de ellos puedes marcar la diferencia todo depende de ti. Cada hora invertida en el juego con tus hijos, cada pañal cambiado, cada cama hecha, cada reporte enviado, cada llamada contestada, cada visita a una amiga, todas y cada una de tus actividades agrega valor.

Toma con orgullo cada uno de tus roles de mujer, abrázalo, disfrútalo y marca la diferencia.
Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *