Familia o enemigos políticos

Familia política o enemigos políticos

Hablando de parejas es realmente alarmante el número de parejas que tiene problemas o fracasa debido a la influencia de la familia de cada uno de los miembros. Al formar una pareja formamos una nueva familia pero los fundadores de esa familia no salieron de la nada.

Cada uno de nosotros venimos de una familia y lo que opinen o dejen de opinar o las acciones o falta de las mismas nos influyen, nos guste o no. Si pusiéramos una pareja en soledad sin esta carga sentimental, física y psicológica yo podría asegurar que la tasa de divorcio disminuiría.

Sin embargo la realidad es que al formar una hermosa pareja, cada uno de nosotros traemos nuestra historia. Nuestras cargas positivas o negativas pero al presentarla con nuestra pareja muchas veces asumimos la actitud de que los nuestros son perfectos pero los tuyos no lo son.

Me gustaría que fueran honestos consigo mismos por un segundo y se preguntaran cuántas discusiones se habrían evitado con su pareja si hubieran podido extraer de la ecuación a  nuestras queridas familias políticas. En mi caso muchas y creo que es el caso de muchas otras parejas.

Podríamos decir que en beneficio de las relaciones de pareja, la familia política perfecta es la que no existe. Sin embargo si realmente quitamos de nuestras mentes y nuestros corazones todas las defensas que nos creamos, gratuita o justificadamente, nos daríamos cuenta que nuestra familia política no está ahí para fastidiar.

Hay excepciones, claro está, pero si realmente analizamos las cosas fríamente la respuesta es NO, NO buscan hacerle daño a la pareja. Muchas veces, si no es que la mayoría de veces, somos nosotros los que le ponemos una carga mayor a cada una de las acciones de nuestra suegra, nuestro suegro y si realmente vemos las cosas con el corazón frío, nadie intenta dañar, solo pertenecer.

¡Qué difícil es sacar de la ecuación a los padres de cada uno y a la forma de actuar de cada uno de ellos! Insisto, sé que hay excepciones, pero en la mayoría de los casos creo que todos buscamos pertenecer, tener un lugar importante en el lugar de la familia y ver quien tiene más poder.

Reflexionen lo siguiente, en algún momento de nuestras vidas seremos los papás del novio o de la novia y si actuamos inteligentemente, no hipócritamente, sino inteligentemente podemos ahorrar y ahorrarnos muchos dolores de cabeza.

¿Qué opinan ustedes: familia política o enemigos políticos?
Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres, pareja, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *