Los elevadores y los niños pequeños

Para mis pequeños el elevador es algo mágico a dónde quieren llegar primero, ser los primeros en presionar el botón y por qué no, ser los primeros en estar dentro de él.

Los niños hacen magia de un simple viaje en elevador, sin embargo, como papás debemos de tener ciertas normas de seguridad para evitar que el pequeño termine dándose una vuelta solo o en medio de las puertas.

Vivimos en un piso 12 así que mis hijos están muy acostumbrados al uso del elevador pero tengo que confesar que ya pasamos por un pequeño susto y no quiero que les pase a ustedes, es por esto que les comparto nuestra experiencia y las reglas que hemos puesto en casa para estar todos tranquilos.

Hace algunos meses al salir de casa le pedí a la persona que me ayuda que pidiera el elevador y que me esperara afuera con los niños mientras yo tomaba los suéteres de los pequeños. Estaba yo cerrando la puerta del departamento cuándo vi como Mateo daba un paso hacia el elevador y yo no alcanzaba a detener la puerta.

Confié tontamente en la reacción de la otra persona y termine a unos segundos de detener la puerta y mi pequeño adentro del elevador llorando. Corrí como desesperada bajando las escaleras, pidiendo el elevador en cada piso hasta que en el noveno se abrió la puerta y venía mi pequeño asustado con un vecino. La impotencia me gano, estaba muy enojada conmigo misma y me dedique a consolar a mi pequeño.

Después de esto aprendí que TODOS teníamos que tener muy claro que hacer y que no podía confiar en las reacciones de terceras personas. Les comparto lo que nos ha funcionado hasta ahora:

  1. Decirles a los pequeños que nos vamos ya que tengo todo en mis manos, no cuando ando todavía recogiendo las cosas que nos vamos a llevar antes de salir.
  2. Tener la puerta del departamento cerrada con llave, ya la pueden abrir, y solo abrir la puerta ya que estamos todos listos.
  3. Hablar con los pequeños de las reglas del elevador y de lo que deben hacer en caso de encontrarse solos adentro de él.
  4. Tenemos turnos para pedir el elevador y así nos evitamos los pleitos por quien presiona el botón, un día a la vez.
  5. Cuando llega el elevador ningún niño puede introducirse en él hasta que un adulto este dentro del mismo o deteniendo la puerta.
  6. Dentro del elevador no pueden presionar ningún botón, solo al número de piso al que vamos y conocen que el símbolo de la campana significa ayuda.
  7. Al salir del elevador aplicamos la misma regla a la inversa.

Estás simples acciones nos han evitado volver a pasar un mal rato y las aplicamos en cualquier elevador al que vamos. Ahora que han crecido un poco hemos agregado una más cuando estamos en nuestro edificio: Si por alguna razón se quedan dentro del elevador solos deben presionar PB e ir con el conserje a pedir ayuda.

En fin, espero que les sirva y me encantaría leer sus experiencias. ¿Cómo les ha ido con sus pequeños y los elevadores? ¿Qué podrían compartir para hacer el viaje más seguro?
Share to Google Plus
2 comentarios
Esta entrada fue publicada en crianza, niños, papás, seguridad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los elevadores y los niños pequeños

  1. @dedosmadre dijo:

    Muy bueno Susana.
    Muy sensatos los consejos!
    cariños
    Dedosmadre

  2. Muchas gracias,

    Saludos

    Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *