Colecho llegando a su fin

No me había querido dar cuenta que mis pequeños están muy grandes ya, físicamente hablando han crecido mucho estás vacaciones y me da tristeza ver que ya no cabemos los 4 en la cama.

Nuestro colecho siempre ha sido intermitente, como le he definido yo, al tener los pequeños su cuarto y su espacio pero están libres de llegar a la cama de los papás la noche que ellos quieran. La verdad es que comienzan la noche en su cama y una vez que mamá y papá se acuestan se trasladan a la nuestra.

Me encanta despertar entre manitas y sentir el calor de mis pequeños pero esta semana que pasó comenzamos a dormir mal. Ellos por supuesto llegan toman su lugar y duermen como angelitos, el problema es la mamá y el papá que ya no encuentran el lugar en su cama.

Hasta hace unas semanas la fórmula perfecta era la logística: Miranda, papá, Mateo, mamá. Sin embargo la semana pasada para poder dormir bien mi esposo tenía que dejar la cama todas las madrugadas porque ya no se puede ni mover.

Crecieron mucho los pequeños y no me di cuenta en vacaciones porque estuvimos algunos días en hotel y ahí es la manera perfecta de dormir juntos: cada adulto con un niño en una cama matrimonial. Ya tenemos hasta nuestra pareja de cama asignada y la verdad dormimos muy bien.

Todo comenzó cuando llegamos a casa y nos dimos cuenta que ya ocupan mucho más espacio que antes. Me pregunto si será una crisis o si es que nuestro colecho intermitente está llegando a su fin.

Se nos ha ocurrido una solución para que todos duerman mejor: Les tocará una noche a cada uno pasarse a nuestra cama. Suena muy bien en palabras pero en la práctica no sé qué tan bueno será, ¿Les ha pasado a ustedes? ¿Me estoy aferrando a tener a mis pequeños a mi lado? ¿A qué edad termino el colecho en sus casos?

Share to Google Plus
Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en colecho, crianza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *