44- Carlos y Miranda Acapulco

La experiencia de un bebé criado en brazos

Hace unos meses que estoy aquí, en un lugar que se llama el vientre de mamá donde la verdad me gusta estar. Es un lugar cálido y atreves de mi madre y de mi padre voy obteniendo algunas ideas de lo que me espera allá afuera.

Me gusta el ritmo con el que camina mamá, me encanta cuando me pone música y me adormilo cuando camina. Se acerca el gran día y lo sé porque este espacio cada vez es más pequeño y no puedo esperar para conocerlos.

El gran día ha llegado, he nacido a un mundo desconocido pero soy afortunado de tener a mis padres. Mi madre, que alivio tenerla cerca y que bien se siente cuando estoy recargado en su pecho y me alimenta. Su corazón y el mío se acompasan, conozco su olor y ella conoce el mío y así pasamos horas pegados y el mundo se siente muy cálido.

Durante el día también me tocan conocer unos brazos diferentes, son más fuertes y más toscos pero no por eso menos amorosos. Me encanta su voz que suena un poco diferente que cuando estaba dentro del vientre de mamá, me siento bien en esos brazos que me llenan de seguridad, que me bañan y me acarician tanto hasta que me duermo.

Van pasando los días y ya estoy más despierto, todo lo que hay afuera me interesa y me llama la atención pero lo mejor de todo es estar piel con piel con mamá y papá, que bien se siente cuando me ponen en el rebozo para dar una vuelta, para acompañar a mamá en su día a día y me recuerda las jornadas eternas juntos que pasábamos cuando estaba en su vientre.

Damos largos paseos o simplemente la acompaño en su rutina diaria y lo mejor de todo es que gracias al rebozo de mamá, cuando tengo hambre puedo comer donde estemos, no hace falta más que acomodarme y la mesa esta puesta para una rica sesión de leche materna.

Ahora estoy mucho más grande y me encanta salir con mamá a dar la vuelta, a hacer la compra, a ver los animales. Todo se ve muy bien desde acá arriba y lo mejor es que estoy pegado a ella y cuando me canso solo me hago bolita y me duermo. Que me dicen de los paseos con papá, suelen ser diferentes a los de mamá y me divierten de igual manera y me llenan de cariño.

Que afortunado soy, no entiendo porque hay otros bebés que siempre los veo separados de sus padres. La verdad soy un bebé afortunado.

Ahora mi curiosidad no tiene límites, quiero empezar a comerme el mundo yo solito y agradezco la seguridad que me dieron mis padres al tenerme en sus brazos hasta que les pedí que me dejaran explorar por mí mismo.

Soy afortunado y espero que si vas a ser papá, tomes encuentra mis palabras para que tu bebé sea igual de feliz que yo.

Share to Google Plus
Más galerías | 7 comentarios
Esta entrada fue publicada en bebés, crianza, lactancia. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La experiencia de un bebé criado en brazos

  1. Anonymous dijo:

    la posicion en la qe portas a tu bebe, le hace daño a su espalda.

  2. Gracias por tu consejo y comentario.

    Saludos

    Susana

  3. yo no tuve a mis mellizos en brazos todo el día porque mi espalda no podía llevar ese peso constantemente asi que fui yo la que bajo al piso la mayor cantidad de tiempo para tenerlos cerca….y croe que les hizo muy bien pero tenerlos cerca también debe ser muy lindo…. la verdad que no se como explicarlo pero también me hubiera gustado tenerlos así, aunque creo que siendo dos es más complicado y como siempre digo, nunca estan solos se tienen uno al otro…incluso desde antes de conocerme a mi….felicitaciones y bienvenido si les hizo bien a los dos…al final es un baile que los dos dben querer bailar, no? saludos, lucre

  4. Yo tengo un bebé de año y medio y lo sigo cargando todo el tiempo, su pediatra desde que nació me dijo que lo cargara, que las extremidades de una madre estan hechos para hacer esta tarea, es nuestra naturaleza. Mi bebé no esta embrazado (como dicen muchas personas) al contrarío es muy sociable, se va con todo mundo que lo quiera cargar desde muy chuquito y no se desespera en lugares no apropiados para bebés, como el cine, teatro, hospitales, fiestas, etc. Aprendío a gatear muy chiquito y a caminar igual. Mamás carguen a sus bebes, después ya no tendran tiempo para hacerlo y es poquito el tiempo que son bebes.

  5. Las extremidades de una madre estan hechos para esta tarea, es nuestra naturaleza. Yo tengo un bebé de año y medio y siempre lo cargue y hasta la fecha y es super sociable, se va con toda la gente que lo quiere cargar (desde chiquito) no se desespera en lugares no apropiados para bebés y como el cine, teatro, hospitales, fiestas, etc. Aprendío a gatear y caminar muy chiquito.Mamás carguen a sus bebes, despúes no hay tiempo, sólo son bebes muy poquito tiempo.

  6. Lucre,

    Que lindas palabras. A fin de cuentas el contacto con los niños y los bebés es lo que cuenta. Ya sea en brazos o en el piso, lo importante es que sientan el cariño y nuestra presencia siempre.

    Gracias por compartir, Susana

  7. Claudia,

    Tienes toda la razón, a cargar los bebés e hijos todo lo que podamos. El sostenerlos cerca no los marlcriá, por el contrario.Los hace niños seguros e independientes.

    Gracias por compartir y a cargar a nuestros pequeños todo lo que podamos, mientras lo permitan.

    Abrazo, Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *