aki
DSCN6120

El Ciclo de la Vida y los Niños

Cuando no estamos en contacto con la naturaleza a veces es complicado enseñarles a los niños el ciclo natural de la vida y lo que podemos esperar en ella. Este fin de semana tuvimos la oportunidad de pasar unos días en un rancho y fue una experiencia muy enriquecedora para mis hijos.

¿Por qué generamos tantos tabúes o miedos alrededor de los simples hechos de vida? Nacimiento, reproducción y muerte. Cuando los pequeños se acercan a nosotros con preguntas hay veces que nos desarman y no sabemos cómo contestarles, sin embargo observando a la naturaleza y su curso veo que somos nosotros, los adultos los que le ponemos un sentido extra que realmente no existe.

Este fin de semana mis pequeños pasaron unos días felices, rodeados de aire puro, agua, sol y muchos animales y quiero compartirles todas esas vivencias. Aprendieron sobre la ordeña de vacas, como el grande se come al pequeño y un poco sobre el nacimiento y la muerte.

Comenzamos el paseo con la visita a los venados, que hermoso animal me gustan las hembras, machos y las crías por igual. Llegamos a la cerca desde donde los podíamos alimentar y cada uno de los niños tomo un poco de hierba para darles de comer. Los venados se acercaron y nosotros tomábamos la hierba con nuestra mano y se las dábamos a los animales para comer. Esta demás decir que todos estábamos fascinados.

Los venados más grandes se adelantaban y dejaban a los pequeños atrás sin poder acercarse. Los pequeños no se acercaban porque les daba un poco de miedo y cuando por fin lo vencían un grandulón se les ponía enfrente y así hasta que nos fuimos.

Cuando fuimos a alimentar a los peces los pequeños estaban encantados con la forma de saltar de los mismos buscando la comida; sin embargo, había uno muerto en el estanque y surgió la duda en mi pequeña si nosotros nos comíamos los peces una vez que estaban muertos y les explicamos que no, que los peces se pescan cuando están vivos y mueren en el proceso para alimentarnos.Al llegar a las cabras y borregos el momento no pude ser mejor, pudimos cargar un borrego pequeño y mi hijo acepto cargarlo y acariciarlo sin ningún miedo. Un rato después nos dimos cuenta que una cabra traía la cabeza de una cabra bebé a punto de salir, pensamos que era una gran oportunidad de ver nacer a la cabrita pero la situación se complicó cuando nos dimos cuenta que la cabrita estaba muerta ya.

Mi sobrina me dijo, tía ya está muerta y a mí me surgió el primer tabú y entre la duda lo primero que les dije es que no, que estaba a punto de nacer pero nos dimos cuenta que en realidad estaba muerta y así se los explicamos a los niños. Creo que a mí se me hizo el corazón pequeño pero los niños lo tomaron con la naturalidad que suelen tomar la vida.
Y así seguimos conviviendo con la naturaleza y los animales hasta que el domingo tuvimos la última lección de vida. Uno de los perros del rancho es un perro muy noble con los humanos pero es un perro cazador y al estar caminando en la zona de gatos no pudo con la tentación y corrió detrás de ellos y para mala suerte de un gato pequeño lo atrapó. Por más que le gritamos lo tenía en el hocico y lo aventaba de un lado al otro.

Mi pequeña se asusto mucho y pensamos que lo iba a matar pero no contábamos con la valentía y la astucia de mi madre que detuvo al perro de manera que el gato salió corriendo con vida. Sin embargo mi hija a partir de ese momento le tuvo miedo al perro por unas horas y no quería que se acercara a ella y me dijo que era malo.

Fue cuando le explique que era su naturaleza y que así es la cadena alimenticia. Le hable de como los humanos comemos carne de vaca, pollo, pescado, etc. y no por eso somos malos, es una simple ley de vida, el más grande se come al más pequeño.

El grande se come al pequeño y en sentido figurado los humanos hacemos lo mismo con las personas de nuestra misma especie. Intentamos se los mejores seres humanos posibles pero nuestro instinto está ahí presente y el egoísmo a veces nos invita a tomar ventaja de los demás.

Pasó el día y seguimos disfrutando y mi hija perdió el miedo al perro pero puedo decir que en este fin de semana aprendimos todos más de lo que hubiéramos hecho en muchos meses. ¿Qué es el nacimiento y por qué nos crea tanto bochorno explicarlo y hablar de la concepción? ¿Cuándo llega la muerte y por qué nos da tanto miedo la palabra?

Quizá si permitimos a nuestros hijos observar más de cerca la naturaleza y si nosotros lo hacemos, también podemos quitarle todos esos extras agregados y verlo como lo que es realmente. La naturaleza nos enseña a cada instante, hay mucho por aprender solo hay que observalra con detenidamente.
Share to Google Plus
More Galleries | Leave a comment
This entry was posted in crianza, niños, papás. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>