IMG00277-20110213-1106

Y lo hice yo solito

Se han fijado lo importante que es para un niño conseguir hacer las cosas por si mismo, esa cara de satisfacción lo dice todo.

¿Cuántas veces por prisas o comodidad no permitimos que nuestros hijos aprendan ha hacer las cosas por si mismos? Lo más rápido y sencillo para nosotros es vestirlos, darles de comer, recoger su cuarto, hacer todo por ellos. Sin embargo en lugar de ayudarlos los estamos perjudicando porque no estamos permitiendo que experimenten y que contruyan su propia autoestima.

Hay una edad para todo, no vas a obligar a un bebé a vestirse y a recoger su cuarto, pero si desde pequeños los vamos haciendo responsables de las cosas que van siendo capaces de hacer por ellos mismos el resultado es muy diferente.

Y en cuanto a capacidad se trata cada niño es diferente y tiene habilidades distintas. El que es bueno comiendo solo, quizá le cuesta abrir envases…. es solo un ejemplo, pero hay que dejarlos experimentar y que ellos mismos vayan observando sus progresos.

Hay actividades que de entrada sabemos que pueden ser complicadas pero no por eso hay que evitar que las hagan, mientras sean seguras, hay que impulsarlos ha intentarlo y hay que acompañarlos en el proceso y ayudarlos. Cuando vemos que lo van logrando hay que retirarnos para que ellos puedan tener el tiempo para lograr el resultado por si solos.

Los horarios para la experimentación son importantes, si ya sabemos que la mañana antes de ir al Cole puede ser un poco caótica, dejemos que se pongan una sola prenda pero a la hora de cambiarse el uniforme o ponerse la pijama hay que dejar que lo hagan por si mismos.

También hay que armarnos de valor y dejar que se vayan midiendo a si mismos. Cuando los llevas a los juegos y deciden trepar en algún lugar por primera vez, nuestra primera reacción es protegerlos y ayudarlos, lo cuál no esta mal pero dependiendo de la edad, la seguridad del lugar y de nuestros hijos hay que dejarlos probar e irse midiendo para que adquieran seguridad en si mismos y se atrevan a más cosas.

Y entre las actividades que pueden ir aprendiendo son las labores de la casa, ya sabemos de entrada que significará doble trabajo para nosotros a corto plazo, pero a la larga los habremos ayudado a ser independientes y hacerse cargo de sus cosas.

A mi me encanta que me acompañen mientras cocino y ellos se divierten ayudando a preparar las cosas. En otra cosa que se entretienen es “lavando los trastes” mientras yo cocino. El lavar es un decir, les dejo algunas cosas de plástico y ellos los enjabonan y enjuagan. Yo después lavo todo pero llegará un momento, cuando tengan la edad adecuada, que lo podrán hacer por si mismos.

Hay que confiar en nuestros hijos para que ellos tengan confianza en si mismos. Pueden aprender y hacer muchas cosas por si mismos, lo importante es dejarlos. Hay un sentimiento encontrado que a veces aparece por mi mente y corazón y es el siguiente: están creciendo y cada que logran una actividad o un juego por si solo quiere decir que ya no me necesitan. No puedo negar que siento un hueco en el estómago pero también siento alegría al ver que vamos cumpliendo el objetivo de guiarlos con cariño y dejarlos crecer.
Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en autoestima, crianza, educación, niños. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *