Viajando ecológicamente

Un pensamiento egoísta que llego a mi mente alguna vez fue el siguiente al estar fuera de casa: “No es mi agua, no es mi país, no es mi espacio”. Que equivocada estaba, es nuestro planeta y lo que hagamos o dejemos de hacer nos afecta a todos paguemos o no los impuestos del país que visitemos.

El no importarnos qué es lo que pasa con nuestros desperdicios es la manera más sencilla y egoísta de viajar, sin embargo con pequeñas acciones podemos poner un granito de arena y cuidar nuestro planeta y lo que es más importante: enseñarle a nuestros hijos con el ejemplo.

Hay países que están mejor preparados que otros para hacerle la vida fácil al turista a la hora de separar la basura. No digo que vayan y revolucionen en pocos días de visita pero sí que al menos pongan en práctica las medidas, pocas o muchas que tenga el país y ciudad que están visitando.

A nosotros nos encanta investigar y planear mucho nuestras vacaciones pero hay situaciones o familias que la planeación no es lo suyo. Les comparto algunas ideas para hacer nuestros viajes un poco menos dañinos con nuestro planeta:

  • Al llegar a un hotel o departamento pregunten por las políticas para separar la basura. Si tienen alguna les explicarán en qué consisten y en mi experiencia suelen ser muy simples.
  • Si tienen la suerte de quedarse en un hotel verde, sigan las medidas ecológicas para separar la basura de las cosas habituales que se desechan en las habitaciones. Nada nos cuesta utilizar las bolsas especiales para separar la basura.
  • Si en los parques o centros comerciales encuentran basureros especiales para tirar las botellas de plástico y latas, utilícenlos de manera correcta.
  • Si hacen picnic o visitan la playa hay que recoger toda la basura y no dejar nada a nuestro paso. Puede que durante su paseo no encuentren basureros, guarden la basura en una bolsa y la tiran en el hotel o en el primer basurero que se encuentren.
  • Si la idea es cocinar durante las vacaciones, traten de adquirir productos que sean ecológicos o que sus envases se puedan reciclar de una manera más sencilla.
  • Si van a cocinar pueden llevar desde casa un poco de los productos que saben que van a usar para no desperdiciar tanto: sal, azúcar, detergente, etc. Son cosas que pesaran en la maleta de ida pero no en la de vuelta.
  • No compren por comprar, todo lo que se vaya al basurero desperdiciado no solo afecta la ciudad que visitamos, a la larga nos afectan a todos.
  • En cuanto al agua, hay que cuidarla de la misma manera que hacemos en casa. Quizá no tenemos a la mano una cubeta para almacenar el agua que cae de la regadera mientras se calienta, pero si podemos cuidarla y usar la menos posible.
¿Que les parece si hacemos más verde nuestra vida y ponemos un grano de arena para dejarle un mundo mejor a nuestros hijos? ¿Qué tal si predicamos con nuestro ejemplo y enseñamos a nuestros hijos a realmente cuidar nuestro planeta, no solo nuestra ciudad o país?

¿Qué les parece la idea? ¿Qué otras ideas tienen para hacer nuestros viajes más verdes?

Share to Google Plus
3 comentarios
Esta entrada fue publicada en ecología, viajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Viajando ecológicamente

  1. fantassia dijo:

    me parece excelente tu blog.

  2. fantassia dijo:

    me parece excelente tu blog. gracias por compartir. yo soy maestra de turismo en secundaria…

  3. Muchas gracias Fantassia por tus palabras.

    Abrazo

    Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *