Adiós a las vacaciones

Hoy desperté un poco más temprano que lo habitual a deleitarme de los sonidos de una casa en silencio al estar todos dormidos. Por el balcón puedo disfrutar de mi último día de sonidos del mar y de una vista hermosa, la naturaleza nos da vitaminas para el alma.

Defino estas vacaciones como vitaminas para el alma. Hoy se terminan y creo que es la primera vez que logro desconectarme en muchos años. Han sido días que quiero atesorar en el alma por lo mucho que han significado para cada uno de nosotros.

Crecimiento, mucho amor y sobre todo aprendizaje. Esos momentos con los niños corriendo y jugando con las olas, mientras Carlos y yo los observamos, el viento soplando en nuestras caras y a la vista un mar y un cielo inmenso.
A esos momentos increíbles hay que sumarle los días de ilusión en Disney, los días de compras con los niños, los baños de burbujas, las tardes de juegos con los tíos, las comidas caseras, siestas eternas y las noches de cartas y juegos.

Han sido unos días mágicos que quiero atesorar y plasmar en algún lugar aparte de mi corazón para cuando la rutina me abrume poder recordarme los buenos momentos que pasé y toda la buena energía que recibí en ellos.

Gracias, muchas gracias.

Share to Google Plus
1 comentario
Esta entrada fue publicada en trivialidades. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Adiós a las vacaciones

  1. Anonymous dijo:

    buen post!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *