DSCN4886

El Valor de las Cosas II

Hace unos meses mi hija me hizo reflexionar sobre el Valor de las Cosas y escribí al respecto. Sin embargo hace unos días otra actitud de mi hija me hizo reflexionar nuevamente sobre lo difícil que es enseñarles a nuestros hijos el valor de las cosas.

Cuando voy por los niños al Colegio procuro llevar una bolsa pequeña de palomitas para compartirla entre los tres y no llegar matándonos de hambre a la casa. Justo ese día el microondas se descompuso y yo llegue sin palomitas. Previendo el hambre lleve otra cosa pero a mi hija no le gusto la idea y si le sumamos el hecho que salió muy cansada del Cole, el resultado fue muy malo.

Normalmente al llegar a casa todos bajamos nuestras cosas, ellos bajan su mochila, yo mi bolsa con la computadora y otras cosas más. Cuando me piden que los ayude de buena manera y si yo no vengo abarrotada de cosas lo hago. Ese preciso día mi hija no se quería ni bajar del coche. Le explique pacientemente que era hora de bajarnos y llegar a casa.

Para no hacerles el cuento largo se bajo muy enojada y le pedí que me ayudara con la mochila, su respuesta fue NO muy grosero. La tomo y la aventó en el piso y me dijo que ella no la iba a cargar. Con toda la calma le volví a pedir que la tomará y le dije que sino recogía su mochila se iba a quedar ahí y la iba a perder junto con su vaso especial. La respuesta me dejo helada: NO ME IMPORTA.

Desde luego tome mis cosas y nos subimos al departamento. Ya en casa mientras los niños estaban en sus habitaciones le pedí al conserje que me la guardara. Fuimos a comer y una vez que se sintió bien le volví a comentar que tenía que ir a preguntar si habían visto su mochila o la iba a perder y se iba a quedar sin nada.

Llegó el sábado y no había preguntado por su mochila. Mientras yo le explicaba las consecuencias de haber dejado su mochila me comento: A Regina mi amiga le acaban de comprar una mochila nueva porque perdió la suya.  En ese momento la calma se apoderó de mí y le conteste: Regina perdió su mochila pero tú la dejaste a propósito y tus papás no te van a comprar una nueva; desde el lunes en lugar de mochila llevarás una bolsa de plástico.

Hoy por la mañana le preparé sus dos bolsas de plástico, una con su refrigerio y otra para la sudadera. Escribí una nota al colegio y me apoyaron en mi decisión de tratar de que valore las cosas. Se que ese día estaba cansada, pero ni el cansancio ni cualquier otra emoción es pretexto para deshacerte de las cosas de esa manera.

No sé realmente si comprenderá el mensaje pero al menos estoy intentando que valore las cosas y que no piense que todo es desechable y que si algo no te gusta o te incomoda viene algo nuevo con solo pedirlo.

Hay que trabajar para conseguir las cosas y hay que cuidar lo que tenemos. Estoy completamente de acuerdo en que llega un momento que hay cosas que no te gustan y que ya no usas, pero aún así se deben de cuidar porque alguien más las puede usar.

¿Qué difícil en este mundo de consumo enseñar unas bases firmes sobre la importancia y el valor de las cosas? Cabe mencionar que solo hable de las cosas materiales, el cansancio me impide llegar más a fondo de la reflexión, quizá es lo que me falta para poder de verdad llevar el mensaje al corazón de mis hijos.

¿Les ha pasado a ustedes?

Share to Google Plus
Más galerías | 5 comentarios
Esta entrada fue publicada en crianza, educación, Mal comportamiento, mamás, niños, papás. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Valor de las Cosas II

  1. Bren dijo:

    UY! me senti sumamente identificada! Me pasa todo el tiempo con mi hija mayor (de 5 años), que no valora sus cosas, y pide y pide todo el tiempo cosas nuevas. Es un tema bastante dificil de manejar, por lo menos a mi me cuenta, varias veces me dio contestaciones como la que te dio tu hija :”No me importa” o “eso no lo quiero mas”…Creo que te manejaste muy bien…Como termino la historia?

  2. Zary dijo:

    No me ha pasa, pero seguro cuando Sara crezca me pasará. Creo que de esa no se salva casi ningún niño, ni ningún padre. Alabo tu entereza e intensión de enseñarle el valor de las cosas a tus hijos. Debe ser difícil pero es inmensamente necesario. Mucha suerte!

  3. Faith dijo:

    Recuerdo la entrada anterior en la que tocaste el tema. No recuerdo si comente allí. Me parece muy bien la forma que le estas tratando de hacer entender a tu hija. Suele ser así, ven que los amiguitos tienen tal o cual cosa y quieren lo mismo, por el puro gusto de tener.

    Peluche aun no llega a tanto, es decir, si pide muchas cosas, pero desde hace mas de un año me salvo de berrinches diciéndole que esta muy caro, que no me alcanza el dinero y le ofrezco una alternativa mas económica. Cuando tengo que trabajar ( ya sabes que trabajo en casa como repostera), aprovecho de decirle que tengo que trabajar para ganar dinero para poder comprar comida, ropa, y el agrega, juguetes, carritos…..

    Nunca quiere botar o regalar nada de lo que tiene. Me sirve de estrategia cuando voy a barrer y tiene muchos carritos en el suelo regados, decirle que voy a barrer, y con el temor de que los barra y bote, los recoge. De vez en cuando hago revisión de ropa y juguetes para regalarle a un niño, hijo de una amiga, que es un año menor que Peluche, y debo hacerlo a escondidas porque nunca quiere deshacerse de nada, aunque le falte un caucho a un carro lo quiere conservar y si boto algo, va y lo saca de la basura.

    Tal vez como ahora va creciendo, se va dando cuenta, o le dicen otros niños de la escuela, que para tener cosas nuevas hay que deshacerse de las viejas, para no tener tantas cosas. Un día le barrí los carritos y no le importo, me dijo que si, que los botara, luego se arrepintió. Otro día me dijo que le podía regalar los juguetes a otros niños para que le comprara juguetes nuevos. Comenzamos a hacer una selección y se arrepintió de nuevo, no quiso regalar nada. tal vez esta al revés de tu hija.

    Con tu hija, crees que serviría explicarle cuantas horas estas trabajando, cuanto ganas por cada hora y en que gastos lo distribuyes? Estará lo suficientemente madura para digerir eso? Y si le das algún dinero por hacer algunos trabajos como doblar la ropa, recoger la mesa, limpiar el polvo, crees que le daría mas valor al dinero? Podrías hacerle un equivalente a lo que tu ganas para que experimente lo que tu, y así se de cuenta que el dinero no lo regalan en la calle y las cosas no caen del cielo.

    Suerte con esto!

  4. Faith dijo:

    Otro comment para darle a la casilla de suscribirme a las respuestas que se me olvido……

  5. anne acosta dijo:

    Felicidades con la tu accion y consecuencia con respecto a la mochila. Creo que lo manejaste excelentemente bien.
    Y yo la seguiria mandando a la escuela con bolsas de plastico hasta que te diga algo y de todas formas la haria ir a la escuela con bolsas de palstico hasta fin de ano escolar.
    Despues durante las vacaciones, le pediria al portero que te llevara la mochila a tu depa (y que este Miranda) y que Miranda contigo abran la puerta y que pregunte el portero que si saben de quien es? Y haber como reacciona o que dice MIranda. Si dice que si, pues que la use el ano entrante y si dice que no yo te presto una toda vieja.
    Espero que te guste mis comentarios,
    Besos
    Anne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *