Sobreviviendo la Tifoidea

Hoy además de impotencia siento frustración. Ya hace una semana que mi pequeña empezó con calentura y aunque ya hay algo de mejoría aún se siente mal, tiene algo de fiebre y tiene el ánimo por los suelos.

sick kid

 

 

 

 

 

 

 

Más adelante les comentaré como creo que adquirió la Tifoidea, sin embargo ahora quiero hablar de como esta mi pequeña de tres años y ocho meses y como me siento yo al poder ayudarla tan poco. Al principio de la semana no era claro lo que tenía, solo era fiebre por la mañana, diarrea (solo iba tres veces al baño, cada una después de los alimentos principales) y malestar y fiebre de 5 a 7:30pm.

Todo empezó la noche antes que planeábamos regresar a casa de las vacaciones. Comenzó con fiebre y malestar general. Sin embargo justo antes de tomar la carretera devolvió y empezó con la diarrea. Así que me quede un día más en SLP y me regrese hasta el martes.


La pequeña estaba encantada con estar en su casa y vi cierta mejora así que el miércoles se aferro a no querer ir al pediatra y estar encerrada en casa. Ya tenía dos días en contacto con su doctor por teléfono y me indico que si iba mejor dejara a la pequeña en casa.

El jueves tenía varias cosas que hacer en la calle, imaginen después de casi dos semanas y media fuera de casa la cantidad de pendientes por hacer. La convencí y estaba feliz de salir porque uno de los pendientes era ir a su nuevo colegio y comprar su nuevo uniforme. De ahí nos fuimos al pediatra y empezamos con homeopatía.

No se si fue el comienzo de la homeopatía que a veces para curar empeora un poco al principio o la misma enfermedad pero a partir del jueves empeoro y a pesar que el doctor me había pedido paciencia de 24 hrs. para ver como estaba le llame en cuanto mi hija comenzó a hacer popo con sangre. Aún su ánimo era bueno.

El viernes empezó a venirse abajo y empezamos con el antibiótico. El fin de semana para ella fue sumamente difícil, se sentía fatal. Fue desesperante, es la primera vez que veo a mi hija tumbada por fiebres de 40 grados. No es la primera vez que llega a tener esas fiebres, sin embargo en otras ocasiones mi hija se sentía un poco mal cuando empezaba a subir la temperatura y después solía estar como si nada.

Esta vez estaba apagada totalmente, sin ganas de hacer nada y muy llorona obviamente. El doctor me pedía paciencia porque solo llevaba pocas horas del antibiótico y yo ya no sabía de donde agarrarme para tener paciencia.

Aunado a esto entra la acción del papá que entre semana durante el día no esta y los fines de semana si. Su frustración por ver a su niña mal lo hizo tomarla contra mí como si cada decisión que tomaba fuera incorrecta y cada medicina que le administraba para la fiebre, mismo método desde hace tres años, fuera erróneo. Cada quien sacamos la frustración de alguna manera pero el echarle la culpa a los demás no resuelve nada, en lugar, empeora.

A pesar de la paciencia solicitada le pedí algo más al doctor porque no estaba reaccionando al antibiótico. Así que pasamos a los análisis de sangre que confirmaron el diagnostico: Tifoidea. Mi pequeña se porto como toda una campeona en el laboratorio, por primera vez le sacaron sangre como adulta.

Mi esposo dice que soy una exagerada pero yo me sentía impotente al ver como picaron a mi pequeña y lo valiente que fue. Antes de ir le explique lo que iba a suceder, todo el procedimiento incluyendo que iba a sentir un pinchazo de dolor, nada más. Yo creo que los niños entienden todo y se les debe de explicar para que no tengan tanto miedo.

Mi pequeña me demostró su valentía una vez más y aguanto sin llorar hasta casi el final. Unas horas después recibimos el resultado y el doctor me dijo que el antibiótico que le había recetado era el indicado pero que se lo iba a cambiar porque no reaccionaba.

Ahora me siento exhausta y desesperada porque aunque mi hija esta mejor, ya la fiebre es de 38.5, su estado de ánimo sigue siendo el mismo. Llora por todo y esta encerrada en si misma, por más que hablo con ella y le explico lo importante que es el que se exprese y me ayude a entender lo que pasa, solo llora y yo ya no se que hacer.

Aún abrazándola llora, aún dándole lo que quiere llora. Parece que mis consentimientos y mi tiempo dedicado a ella no están surtiendo efecto. Se que es la enfermedad y pronto estará mejor pero yo quiero que se este sana ya, hoy, no mañana.

En fin creo que vamos por buen camino, solo pido paciencia para seguir atendiéndola y cuidándola con todo el amor que le tengo. Por cierto me acaba de pedir su película favorita en portugués, ese es otro signo de mejoría. Le fascina ver las películas en otros idiomas pero mientras se sentía fatal solo quería español.

Share to Google Plus
10 comentarios
Esta entrada fue publicada en medicina. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Sobreviviendo la Tifoidea

  1. OR² dijo:

    Con todos tus cuidados y amor tiene que mejorar, si bien es cierto que no queremos verlos enfermos no te servirá de nada culparte o angustiarte. Así como comentas que cada quien saca su frustración de diferente manera, esa es la forma de expresarse de tu nena: llorar, es algo que no puede manejar, así que llora. Paciencia y mucho amor. SALUDOS

  2. Vivian dijo:

    Te entiendo tanto!! Eres una súper mamá. Te mando un abrazo inmenso y espero que tu niña se mejore pronto!

  3. Vivian

    Mil gracias por tus porras, hay días en que se necesitan. La pequeña ya esta mejor gracias a Dios.

    Un abrazo

    Susana

  4. OR2

    No sabes como te agradezco tu comentario y tienes razón, paciencia y mucho amor. Lo bueno es que ya va saliendo la pequeña.

    Un abrazo

    Susana

  5. Que bueno que con todos tus cuidados y tu cariño tu nena salió adelante. Yo apenas voy saliendo de otra con el mío.

    Desde que soy mamá he tenido muy presente que nuestros hijos son los mejores maestros para enseñar el sentido real de la impermanencia de la vida. Y aunque a veces es muy dura la lección, la verdad es que cada inconveniente que se me ha presentado, me ha hecho entender lo mucho que debo de disfrutar y valorar a mi familia en el presente, sobretodo cuando todo es armonía.

    Gracias por tu entrada. Recibe abrazos,

    Ángeles

  6. Ángeles,

    Mil gracias por tu comentario y espero de corazón que tu peque ya este bien otra vez.

    Me encanta la manera en que describes el como nuestros hijos nos enseñan que solo estamos aquí de manera pasajera y que hay que aparender a disfrutarla. Hoy estamos aquí y esta nuestra familia, mañana quien sabe.

    Saludos

    Susana

  7. Ani dijo:

    Tenemos que tener cuidado con el lugar donde comemos en la calle porque muchas veces el lugar puede tener buen apariencia pero no sabemos como esta la cocina. Cuidado con eso, aqui les dejo mas informacion sobre la tifoidea.

  8. Sandra dijo:

    Hola, aunque llego tarde(años) no he podido dejar de comentar este artículo, pues demuestra realmente lo que una madre sufre cuando un hijo estña enfermo. Espero que tu niña se haya recuperado completamente de su enfermedad y ahora tenga la alegría de la niña feliz que debe ser con una madre tan maravillosa. Sandra.

    • Sandra, Gracias por tus palabras de aliento. Mi hija se encuentra perfectamente pero fueron días complicados. Los niños son maravillosos y en unos días parece como si nada hubiera sucedido. Saludos. Susana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *