Mi primer embarazo

Mi primer embarazo, mi primer pérdida

Hoy por la mañana Vivi de «Mamás y bebés» me hizo recordar este momento con lo siguiente:Enmemoria de todos los bebés que fallecieron en la panza, o que partierondespués. Coloca este mensaje en tu perfil si conoces a alguien queperdió físicamente a su bebé y por favor no tengas miedo de decir sunombre y recuerda sus aniversarios. La pérdida de un bebé es aún un tema… tabú. Rompe el silencio… En memoria de todos los ángeles

Me puse a pensar en lo que viví, en como lo viví y la manera en que guarde mi dolor en lo más recóndito de mi corazón hasta que ya no pude más. Aún ahora es un tema que casi nunca toco. Tengo la bendición de tener a dos ángeles conmigo después de esta experiencia que nos hizo cambiar el rumbo a mi esposo y a mí, creo que esa era la misión del pequeñito.

La primera vez que supe que estaba embarazada fue una gran sorpresa. No lo esperábamos, no fue planeado y mucho menos lo habíamos hablado. Estaba hablado el hecho que queríamos ser papás pero más adelante. En ese momento estábamos los dos muy contentos desarrollándonos en nuestras carreras.

Pero algo sucedió una noche, ustedes ya saben que fue. Desde el instante que hicimos el amor supe que estaba embarazada, fue muy chistoso. Después deje pasar el tiempo y la verdad no le di más importancia hasta que la falta de la menstruación era ya un hecho.

Justo después de unos meses muy pesados en el trabajo me tome unos días para mi, no salí de vacaciones pero necesitaba descansar. Esa semana a mi esposo lo acaban de mover de posición y estaba contento pero nervioso. Un viernes después de darle vueltas y vueltas y no decidirme si ir a sacarme una muestra de sangre o hacerme una prueba casera, me abrigue y salí a comprar cuanta prueba casera encontré.

Regrese a casa y después de unos minutos ya tenía la respuesta: ESTABA EMBARAZADA.  Me tomo por completo por sorpresa, estaba contenta pero también confundida por lo que empezaba a crecer y a formarse dentro de mi, una vida que sería nuestra responsabilidad.

Pase por muchos estados de ánimo, alegría, susto, nerviosismo, confusión, tranquilidad. Al final me puse en manos de la Virgen y estaba feliz, incluso empecé a tocarme el vientre aunque no se me notaba ni sentía nada obviamente. Ahora no sabía como lo iba a tomar Carlos, sabía que se pondría contento pero cómo darle la noticia.

Me volví a abrigar y salí a comprar algunas cosas para hacer una cena de celebración para dos por dos razones para estar contentos: El embarazo y el nuevo puesto. Lo primero que encontré fue un Cactus hermoso en una maceta muy original para su nueva oficina y de ahí fui a comprar un rompecabezas pequeño que formaba la imagen de un chupón y un babero para bebé.

Preparé la cena, envolví los regalos y lo espere pacientemente. Le di oportunidad de llegar, ver que tenía una cena de celebración y que se sentara, por aquello de la noticia. Estaba contento por el detalle de la cena y aproveche para darle primero su Cactus para su nueva oficina, le gusto mucho y cuando le dí la cajita y la abrió estaba un poco desconcertado, no entendía que estaba pasando.

Nunca le han gustado mucho los rompecabezas así que me volteaba a ver con ojos de que esta pasando. Le pedí que lo armara y cuando estuvo completo me dijo: Esto es de bebé pero no entiendo bien que es lo que se forma aquí arriba (un chupón) pero y esto porque es????.

Como buen hombre las indirectas no funcionan así que lo abrace y le dije que estábamos embarazados, su primera reacción fue de alegría y después se quedo como yo, confundido, asustado, sin saber que decir. Le dije que no se preocupara que estaríamos bien y que yo había sentido lo mismo.

Conforme fueron pasando los minutos asimilo la noticia y estábamos felices. Hicimos cita para la próxima semana con el ginecólogo y nos lo confirmo. Todo se veía perfecto y yo me sentía muy bien. Como habíamos escuchado muchos casos de pérdidas de bebés en los primeros meses decidimos no contarle a nadie aunque nos muriéramos de las ganas, sobre todo yo.

Pasamos noches enteras en Internet investigando que libros nos parecían mejor, haciendo pedidos para que nos llegaran a casa y soñando despiertos. Estábamos ilusionados, llegaba cuando no lo esperábamos y creíamos que era por algo, quizá era tiempo de dejar de ser egoístas y ver un poco más además de nuestros futuros profesionales.

Todo iba perfecto hasta un fin de semana que fuimos a pasar a casa de su hermano. Me acuerdo perfecto que llevaba puesto: unos jeans, botas y un suéter de cuello de tortuga color hueso. Yo me sentía bien pero empecé a manchar un poco de color rojizo. No quise asustar a Carlos ni hacer gran drama pero mejor nos regresamos a casa la noche del mismo sábado que empecé a sangrar.

Le hable al ginecólogo y me dijo que no me alarmara, me receto unos óvulos y me recomendó que me lo tomara con calma y me quedará en casa. Así estuve todo el domingo, yo exagere y solo me paraba al baño. La noche del domingo presentí que las cosas no iban muy bien, comencé a sangrar más y a sentirme mal. Estaba triste y asustada.

La mañana siguiente Carlos tenía un viaje que no podía aplazar al extranjero. Su vuelo salí muy temprano así que nos despedimos en la madrugada. Unas horas después llego y me encontró en cama aún, cuando estaba pensando en bañarme para ir al doctor. Perdió su vuelo para quedarse un poco más conmigo pero se tenía que ir.

Me dejo en la puerta del hospital y nos despedimos con un sentimiento de pérdida e impotencia horrible. Siempre he sido muy independiente y cuando analizo mi vida, no se si ya lo traía de siempre o si la vida me a dado mis empujones para que lo sea.

Entre al hospital asustada, subí al consultorio del doctor y me atendió en el acto. Por su cara y por su voz percibí que las cosas no iban nada bien y el hecho de que yo fuera solo lo lleno de ternura al darme la noticia que yo ya sabía. El bebé no se había formado bien y mi cuerpo lo estaba expulsando. Cabe mencionar que mi doctor es el más pro natural así que me mando a casa para que la naturaleza siguiera su curso.

Me levante como pude, tome cada parte de mi cuerpo que sentía que no respondía y camine como si nada. Confieso que lo único que yo quise escuchar es que todavía existía una oportunidad. Mi esposo iba volando ya cuando llegué a casa.

Pase toda la tarde viendo como el sangrado aumentaba y llenándome cada vez más de más desesperanza. Mi esposo me llamo en la tarde y lloro como niño al no poder estar conmigo y al estar lejos.  Me recuerdo en el sofá, cubriéndome con una manta porque hacía frío, con la tele prendida pero sin ver nada.

Me fui a la cama y el trabajo de expulsión real comenzó. Los dolores eran muy fuertes y aunque me receto medicamento para el dolor yo guardaba una pequeña esperanza y no quería tomar nada. Toda la noche con pequeñas contracciones y expulsiones, en una de esos yo juraba que lo vi. Ahora con el tiempo no se si fue mi imaginación.

Me quede dormida en la madrugada. Pasaron algunas horas para que me despertara y me diera cuenta que todo había acabado. Me levante de la cama, me bañe y llame un taxi para que me llevará al hospital, no me sentía con fuerzas para conducir yo misma.

Llegue y ya sabía yo lo que me iba a decir el doctor, todo había terminado. Había perdido a mi bebé de manera natural, sola. Me trato con una ternura y un cariño que me conmovieron. Yo no quería llorar, era mi perdida y de nadie más, quería estar sola. Esta vez me pude levantar con más facilidad, tome mi receta y me marche.

Llegue a la casa y no podía llorar, tenía que darle la noticia a Carlos y no sabía como. Avise en el trabajo que estaba enferma y que tenía que guardar reposo, me aumente más días de los que me dijo el doctor para no ver a nadie hasta la próxima semana. Mi jefe estaba tan preocupado de que estuviera sola que me mando a su cocinera para que al menos me cocinara algo para que tuviera que comer durante la semana.

No quería ver a nadie y además nadie sabía que estaba embarazada así que nadie tenía que saber de mi perdida. No ahora. Avisarles a mis papás no tenía ningún caso, ya había pasado todo y estaban a 5 horas de distancia, solo los iba a preocupar y no podían solucionar nada.

Pase el día acostada frente a la tele, a ratos lloraba y a ratos solo vegetaba. En la noche pude hablar con Carlos y lloramos juntos. Los siguientes días hice lo mismo, con la diferencia que ya no lloraba ni pensaba, solo veía la tele y vegetaba todo el día.

El viernes llego Carlos y pudimos abrazarnos, el lloraba y lloraba y yo ya no tenía lágrimas yo ya había dejado todo guardado en un hueco de mi corazón. La vida siguió, el tiempo paso y meses después me di cuenta que no me permití llorar lo que tenía que llorar ni expresar todo lo que sentía. Yo solita me puse una coraza como si nada hubiera pasado.

Me di cuenta hasta que meses después vi mis fotos en Navidad. Había engordado y realmente no había cambiado mis hábitos. Me di cuenta que lo que me puso así fue mi dolor, estaba gorda del dolor que tenía guardado en mi corazón.

Lo único que necesitaba era dejarlo salir así que decidí hacerlo y le explique a Carlos el proceso que necesitaba pasar, él no lo entendía muy bien pero me apoyo. Por fin hable hasta el cansancio con él y con una amiga de lo que sentí, de lo que significo el vivirlo sola, del hubiera y llore, llore y llore hasta el cansancio. Después de esta etapa me sentí renacer, adelgace sin hacer ninguna dieta y me embarace a los tres meses de mi pequeña que tiene ahora tres años y medio.

Este bebé nos dio el regalo de darnos cuenta de que era tiempo para ser papás, que si lo aplazábamos más iba a ser demasiado tarde. Este bebé nos unió y nos enseño que realmente queríamos una familia.

En base a mi experiencia les puedo decir lo siguiente:

  • No minimicen su pérdida aunque su embarazo haya sido de semanas o menos de tres meses como en mi caso.
  • Hablen de su pérdida, del hubiera y de todas sus emociones aun cuando sean sentimientos encontrados.
  • Lloren todo lo que necesiten, no se sientan mal por hacerlo
  • Ténganse paciencia
  • Denle apoyo a su pareja porque el también lo necesita.
  • Permítanse tener una etapa de duelo, no se queden en ella pero si están tristes, punto estén tristes y ya está.
  • Se murió tu bebé, tu hijo, tu ilusión aunque hayas sido por poco tiempo. No tienes que justificar ante nadie tu dolor. Es real y existe.
  • Cuéntenle a la gente que te quiere, puede que no entiendan tu dolor pero al menos te van a acompañar o van a entender cuando quieras estar solas.
  • Toma ácido fólico aunque no estén pensando tener hijos. Nunca sabes cuando te puedes embarazar y por más que te cuides mientras tengas relaciones existe una oportunidad.

Espero no haberlas puesto muy tristes, no era mi intención. Solo quería compartirles mi experiencia y tener la valentía de escribirla. Nunca me había atrevido ha hablarlo de una manera tan pública.

No les deseo una situación similar, pero si la viven ojala que lo que escribí les ayude un poco.

Share to Google Plus
Más galerías | 19 comentarios
Esta entrada fue publicada en embarazo. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Mi primer embarazo, mi primer pérdida

  1. un relato extenso y conmovedor. no entiendo por q suceden estas cosas.

    lo bueno es q tuviste segunda y tercera oportunidad,d lo cual no es poco.

    y una pareja a tu lado aunque estuviera lejos.

  2. Hola
    te mando un fuerte abrazo, me identifique mucho, yo perdi 2 embarazos,si es muy doloroso fisica y emocionalmente, pero tambin no intervenir ayuda, a veces no es necesario el legrado, me imagino sola, mucho mas dificil, pero efectivamente esas experiencias te hacen crecer, yo creo que por muy corta que sea una vida nos toca y nos transforma, y tal vez esa era su misión, hacernos dar cuenta de muchas cosas.

    Un abrazo

    Lety
    @criandocreando

  3. Vivian dijo:

    Qué valiente eres al compartir tu historia! Muchas, muchas gracias, y un abrazo inmenso!!

  4. Anonymous dijo:

    Amiga, Dios te abrazó todo el tiempo no estabas sola!, gracias por compartir tu vida con nosotros. Te admiro cada día mas y te quiero mucho. Cinthya Hdz Moya

  5. Vivi,

    Mil gracias por tu comentario. La verdad si uno no sabe porque los pequeños a veces se quedan tan poco pero nos enseñan muchas más cosas de lo que piensan.

    Le agradezco a Dios esa experiencia y la compañía de mi esposo, pues gracias a ella decidimos tener más bebés y veme ahora: Mamá feliz de dos pequeños.

  6. Lety,

    Mil gracias por tu comentario. Es difícil y doloroso perder un bebé verdad. Pero tanto tu como yo hemos sido bendecidas con nuestros pequeños y esos ángeles que tocaron a nuestra puerta, nos ayudaron como dices a crecer y a ver las cosas de diferente manera.

    Mil gracias una vez más.

  7. Vivian,

    Mil gracias por tu comentario. No se que tan valiente soy al atreverme ha hacerlo después de casí 5 años. Pero me siento mejor al hacerlo.

    Un abrazo y mil gracias

  8. Moyita,

    Gracias por lo que me dices y la verdad si tienes razón. Dios y la Virgen estuvieron ahí pero últimamente estoy tan distanciada que no me acuerdo de eso.

    Ya pronto te veo y tengo mil ganas de ponernos al día.

    Te quiero mucho

    Susi

  9. El dolor que compartes en este relato es real, y como tú dices es necesario hablar de ello para poder seguir adelante.
    Sin embargo,tener la oportunidad de tener hijos y que nazcan sanos es un regalo. Aprovechémoslo…

  10. Mercedes,

    Muchas gracias por tu comentario. Como dices, la dicha de tener a nuestros hijos sanos no tiene comparacion. Tengo dicha doble por mi parte.

    Saludos

    Susana

  11. Mamá Moderna:

    Tu relato me llenó de tristeza. Pero también me ayudó a entender mejor la mezcla de sentimientos que se tienen cuando hay una pérdida. Me reitero, que solo quien experimenta la pérdida puede entender exactamente lo que significa. Nosotros, los que la miramos de afuera, podemos apoyar, pero nunca entender completamente este dolor. Gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo.

  12. Azalia,

    Muchas gracias por tu comentario y tu apoyo.

    Un abrazo

    Susana

  13. Beatriz dijo:

    ¡Querida Mamá Moderna! Hermosa la forma en que nos has compartido tu aprendizaje a través de esta experiencia, pienso que es en los momentos más oscuros es donde podemos encontrar nuestro propio amor interior y fe como lo has hecho tu. Verdaderamente admirable!
    Envió mucha luz y bendiciones a los angelitos terrenales que te acompañan ahora y a ti.

    Y quiero compartirte también con mucho cariño esta hermosa meditación para seguir sanando tu energía, sólo por sí tienes ganas.

    http://laalquimiademama.blogspot.mx/2014/02/perdida-de-un-bebe-como-sanar.html?m=1

    Un abrazo!

  14. Hola,

    He leido tu post y tenia las lagrimas en tus ojos. Yo tengo mucho miedo porque tengo un embarazo complicado y solo espero que mi pequeña se agarre bien y llegue hasta el final. Sere mama en navidades si todo va bien.

    Tu historia me ha conmovido mucho y espero que con tus dos soles y tu marido vivais nada mas que alegrias.

    Te mando un abrazo.
    Mi mama me adora. Futura mama lejos de su tierra.

    • Gracias por compartir estas palabras conmigo y si, mis dos soles y mi marido me han llenado de alegrias. Cuando un bebé quiere nacer se agarra de donde puede así que se paciente y trata de mantener la mente positiva. Abraza esta experiencia y llénala de buena vibra. Abrazo muy fuerte, Susana.

  15. Mili dijo:

    Bns tardes con todaas,mi prinee.embarazo..tuve el.anio pasado,a mediados de fin de mes de agosto,todo andaba bien,hasta las tres semanaas me todo.andaba bien,un dia comi pescado frito guardado y mas tarde comi chocolate,lo cual,me provoco una intoxicacion alimebtaria,me tuve q ir de emergencia,solo.me.colocaron para vomitos,y suero por perdida de liquidos,en ningun momento vi sangrado,nada,…despues q m.paso eso,pasaron dos semanas y me.bajo una manchita marron,y nos fuimos con.mi esposo ala.maternidad d emergncia,poco depsues me dibcon la sorpresa de q en la ecografia,ya no habia embrion,solo el saco y restos…casi moriii al ver eso,y con la frialdad q m dijeron,no entebdia lo q sucesmdia,si hace dos semanas atraas estaba presente el.enbrioncito con.latidos insipientes, 🙁 fue terrible…todo era mar de lagrimas,tanto ami familia,mi esposo..todos estaban ilusionados,yo ma aun…no.entendo haya hoy q va ser un anio de la perdida,del.legrado,tengo miedo q si.concibo otra vez,lo pierda,miedo a perderlo,…aveces siento pena inmensa a ver bebes por las calles,me siento haber fracaasado,como saber tmb si podres eguir teniendo hijos despues del legrado? tengo miedo…yo siempre le pienso ami bebe aunq estaba.chiquito…solo eran 8semanitas..ocho semanas q aunq otras personas dicen q solo era un coagulo de sangresita…para mi era mi vida entera…

    • Mili,

      Te mando un enorme abrazo virtual intentando acompañarte en tu pena, es normal que estés triste y debes permitirte vivir ese periodo de duelo para poder seguir adelante. No eres una fracasada, simplemente la vida te dio una dura prueba de la que aprenderás algo y eso solo el tiempo te lo dirá. No tengas miedo de volverte a embarazar, ve al doctor y espera el tiempo que te diga sin hacerlo pero una vez que este listo tu cuerpo date la oportunidad de intentarlo sin obsesionarte en el proceso. Si la vida quiere que seas madre llegará una vez más la oportunidad, en mi caso así fue y a los 3 meses de mi pérdida yo ya estaba embarazada y sin saberlo hice mudanza, viaje, cargue cosas y aún así tuve un embarazo precioso. Ten fe, si es para ti ser madre llegará y todo estará bien, llora ahora para después poner la mente muy en alto y seguir adelante. Gracias por compartir tus palabras y espero que las mías te sirvan de consuelo. Un fuerte abrazo, Susana

Responder a Beatriz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *