Cuando los hijos se enferman II / CONSEJOS

Siempre dicen que después de la tormenta llega la calma y cuando la noche esta más negra es porque va amanecer. Pues en mi caso creo que ya esta amaneciendo ayer por primera vez en varias noches mi hijo pudo dormir algunas horas seguidas sin ataques de tos y mi pequeña no tosió en toda la noche.

Yo creo que una de las peores experiencias es ver a tu hijo enfermo, en los pasados 15 días pase por varias crisis, peligro de hospitalización, mejorías y días peores. El cansancio acumulado me hizo pensar en lo siguiente, espero que les sirva si llegan a estar en una situación parecida.

Algunos CONSEJOS para cuando los hijos se enferman:

  • Mantener la calma, sea cual sea el estado de nuestro hijo. No podemos pensar ni tomar la mejor decisión si no estamos tranquilos.
  • Paciencia, nuestros hijos se sienten mal y por eso van a llorar más de lo acostumbrado y van a querer nuestra compañía las 24 hrs. del día. Lo demás puede esperar. Eso sí, como dice mi madre, después ya no sabes que les queda, la enfermedad o el consentimiento.
  • Si se enferman tus dos hijos al mismo tiempo necesitarás una dosis extra de paciencia y tranquilidad.
  • Ten a la mano los datos del pediatra.
  • Si tienes varios hijos ten en mente quien se podría hacer cargo de los niños sanos mientras llevas al doctor o al hospital al peque enfermo. Ten el teléfono a la mano.
  • En un lugar visible, como la puerta del refrigerador, anota los teléfonos de emergencia, pediatra, pareja, abuelos y amigos que puedan acudir en tu ayuda.
  • Mantén las medicinas fuera del alcance de los niños pero en un lugar accesible para ti. El cansancio es mal compañero y se te puede hacer fácil dejarlos al lado de la cama en la noche y ocurrir una desgracia.
  • En una libreta has una bitácora de los síntomas del bebé o niño, tanto físicos como anímicos.
  • Cuando llames al pediatra o vayas a consulta lleva la bitácora contigo para que sea más sencillo recordar todos los detalles.
  • Si no es una emergencia de vida o muerte, antes de hablarle al pediatra tomate 5 minutos para hacer una lista de los síntomas y las preguntas que tienes. Si llamas angustiada, es muy probable que se te olvide algún síntoma o duda que tenías.
  • Mantén una bitácora con los horarios y dosis de las medicinas. Una vez más, el cansancio nos puede hacer cometer errores.
  • Si tu hijo esta estable durante el día y tienes alguien que los pueda cuidar unas horas. Duérmete, descansa aunque sea una hora porque vas a necesitar toda la energía para estar con tu hijo. Se que no hay mejor que los cuidados de mamá, pero siempre es bueno una mano que ayude para que tu descanses y no cometas errores.
  • Habla con alguien, desahógate, eres humana y es normal sentir desesperanza, exhausta y con ganas de hacer tus cosas.
  • Hay que tener en mente cual es el hospital más cercano donde podamos acudir en una emergencia. En este punto yo me sentía muy segura porque hay muchos hospitales pequeños por donde yo vivo, sin embargo, de nada te sirve tener un hospital pequeño a lado de tu casa si no esta equipado para atender a niños. Investiga cuál es el hospital más cercano que este mejor equipado para atender niños o adultos.
  • Ante cualquier duda llama al doctor.
  • Aunque estés muerta de la angustia,mantén la calma y transmite esa tranquilidad a tu hijo para que no tenga miedo.
  • Habla con el pequeño y explícale en términos que el entienda lo que va a pasar y el porque le van a dar cierto tratamiento. Los niños, desde bebés, comprenden todo. No los trates como tontos, estarán más tranquilos si saben que va a pasar.
  • No le mientas a tu hijo.
  • Hazles saber que siempre estarás a su lado y lo vas a acompañar mientras este enfermo o en el hospital.
  • Permita que lleve juguete o manta favorita (su objeto de confort) cuando vayan al hospital o al doctor para que se sienta más seguro.
  • Utiliza la televisión como tu aliada. Normalmente no me gusta que vean mucha TV. Sin embargo hay canales como Baby First TV que tienen programación nocturna especial para mantenerlos entretenidos pero sin exaltarlos. Es lo único que nos ayudo de las 3am a las 7am, varias noches.
  • Consiéntelos mucho, mímalos y dales besos y abrazos todo el día. El cariño ayuda a sanar mucho más rápido que las medicinas.
  • Establece una rutina de actividades que normalmente no haces con ellos. Renta esa película que normalmente no ven y se mueren de ganas de verla.
  • Cómprales algunos libros para leer e iluminar nuevos. 
  • Las actividades creativas como pintar, hacer manualidades te sirven para entretenerlos cuando tienes que estar en casa.
  • Hazte a la idea de que estarás encerrada, busca el lado positivo y si tus hijos lo permiten, arregla closets o termina con esos pendientes eternos que siempre post ponemos.
  • Disfrázate, hagan casas con sábanas, usa tu imaginación y te impresionaras lo mucho que te puedes divertir junto con tus hijos.

En resumen, ámalos y dales todo tu cariño.

Espero que esto les sirva y me gustaría que compartieran con nosotros algún consejo que nos pueda servir

Share to Google Plus
Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en medicina, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *