Un día cualquiera

Hoy me quede más tiempo en la cama de lo habitual y por consiguiente se me hizo tarde en todo. Mi pequeña tuvo un ataque de tos así que preferí hacerle unas nebulizaciones antes de ir al cole para que se sintiera mejor. Por lo general los dejo en el cole a las 8:30 pero hoy decidí llevarlos a las 9am para que fueran bien desayunados y con toda calma hacer todo.

No se que paso en mi interior, las hormonas me armaron un festín y para la hora que los empecé a cambiar yo ya ladraba. Sacarles los mocos fue toda una tortura tanto para ellos como para mí. A veces me pregunto si no les estaré creando un trauma con la sacada de mocos pero según le pediatra es lo mejor para que no se les haga sinusitis y aunque estén completamente sanos les salen, y les salen todas las mañanas y las noches.

Logré dominarme y los fui a llevar caminando, a pesar de todo iba relajada y ellos contentos. Nos tomamos el tiempo para detenernos en la puerta de vidrio en la que mi hijo se ve todo los días y en el jardín de rosas que me piden que los cargue para admirarlo.

Los deje y ya no me aguantaba. Quería estallar y antes de que algo sucediera me fui al super caminando para quemar energía. Llegando del super desayune y me puse a actualizar el blog, contestar correos y twittear. En eso se me fue hora y media que me consumió parte de mi mala vibra. De ahí a cocinar en menos de media hora, me subí a la elíptica media hora, me bañe en 20 minutos y fui por los niños.

Ufff llegue rendida al cole pero más tranquila, el centrarme en otra cosa me ayudo a quitarme toda la mala vibra de la mañana. Salieron los peques super contentos y me regalaron un abrazo y una sonrisa cada uno. Ya con eso mi estado de ánimo mejoraba por segundos.

Comimos todos juntos, descansamos un rato y a correr otra vez a la natación y a todas las actividades de la tarde. Ahora les puedo decir que me siento más tranquila y que valió la pena lograr que el efecto de las hormonas no afectara todo mi día.

Ahora solo queda la hora del baño, la cena y a dormir angelitos.

Share to Google Plus
Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en trivialidades. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *