A mi hija

Cuando supe que estaba embarazada, mi mundo se cimbro. Todo cambio dentro de mí, no solo mi cuerpo sino todas mis expectativas y mi manera de ver la vida.

Fuiste una niña totalmente deseada y cada día de mi embarazo lo viví con todo mi amor y con toda la ilusión que una mamá puede tener. Quería estar preparada para tu llegada y quería darte lo mejor de mí desde el momento que decidiste formar parte de esta familia.

Gracias hija por haberme hecho mamá, gracias por darme la oportunidad de formar parte de tu vida, de quererte, de cuidarte, de acompañarte en este camino de la vida.

La verdad no soy una mamá perfecta, disto mucho de serlo, solo quiero que sepas que eres mi tesoro y que gracias a ti conocí la dicha de poder darle la vida a un ser tan perfecto y tan amoroso como tú.

Alguien me dijo una vez que el único cariño que no se tiene que ganar es el de los padres y así es. Te quiero, te amo, adoro cada una de tus risas y me parte el alma el verte llorar o enferma. Quisiera estar mejor preparada para llevarte de la mano por la vida, solo quiero que sepas que hago lo mejor que puedo, aunque a veces me vea tan confundida.

Recuerda que la vida da muchas vueltas y ahora estamos en la etapa que soy tu princesa, tu mamá, tu ídolo. Llegará el momento en que crezcas y te des cuenta de todos los defectos que tengo, solo quiero que sepas que te quiero, que soy solo una mujer tratando de dar lo mejor de si a la gente que quiere y a si misma.

Me llena de ilusión el que algún día, si así lo decides, puedas llegar a sentir lo mismo que siento yo. Por ahora solo me resta decirte que eres mi vida, mi cielo, mi tormento y estaré a tu lado mientras tu me lo permitas.

Te quiero

Share to Google Plus
4 comentarios
Esta entrada fue publicada en cartas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a A mi hija

  1. Anonymous dijo:

    Que bonita manera tienes de escribir de verdad felicidades, y el día que tu hija crezca y lea esta carta se sentirá muy orgullosa de la madre que tiene, felicidades

  2. Muchas gracias por las porras

  3. muy lindo, eso es la magia de convertirnos en madres, vivir en carne propia el amor de nuestra madares y pasarlo a nuestras hijas.

  4. Eliana,

    La verdad si, es hermoso ese sentimiento que nace al ser madres. Me encanta.

    Saludos

    Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *